6 de febrero de 2013

Emociones

Esta semana, leyendo uno de mis blogs preferidos en inglés Enjoying The Small Things, me he dado cuenta, que aún estando a tantos kilómetros de distancia no educamos a nuestros hijos de maneras tan distintas.
Cada vez que leo este blog me río, a veces lloro y la mayoría me emociono. Son historias que llegan al corazón.  
Este pasado fin de semana tenían deberes de la guardería, cuidar de una pequeña mascota de peluche que los niños de la clase se van turnando. La mascota era una tortuga. Qué casualidad! en el último año de guardería de Marçal tuvimos la misma tarea.
Se trataba de cuidar de la Tortuga Tula todo el fin de semana, llevándola a todas partes con nosotros. Para Marçal fue su primera experiencia cuidando de una mascota y lo hizo muy bien. Desayunaba con ella, jugaba con ella, salíamos a la calle con ella y por la noche dormía con ella. Además teníamos un pequeño diario en el que íbamos narrando todas nuestras aventuras con ella. Para los niños es una gran experiencia, de repente tienen alguien más pequeño que ellos de quien cuidar y eso les hace sentirse bien, mayores, responsables.
Hasta nos dio un poquito de pena devolverla...
Así que leer este post me ha traído muy buenos recuerdos, me ha hecho pensar que los niños son niños aquí y en la otra parte del mundo, sus sentimientos, sus instintos, sus inquietudes y emociones son los mismos. Y hablando de sentimientos y emociones, hay algo que también es global, que llega y emociona a todos los rincones del mundo, la música.
Así que os dejo con la fotos de hoy, esta vez con música.

Besitos!!  


video
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario